Servir y colaborar en la congregación es un privilegio, y también una responsabilidad.

Hacerlo con responsabilidad, en la medida de tu capacidad y tu llamado, es algo que trae gran bendición y gozo, sirve de ayuda a los que nos rodean y es de gran importancia en la misión de la iglesia.

A %d blogueros les gusta esto: